ARTICULO DE RENÉ SÁNCHEZ VEGA EX JUGADOR DEL ATLANTE
El regreso del Atlante a la Ciudad de México era sólo cuestión de tiempo. Cualquiera que supiera un poco de sus orígenes, de su historia, de sus mejores y peores épocas, sabría que no hay un mejor lugar dónde buscar su verdadero  renacimiento, el sitio ideal para recuperar su identidad, su mística, sus tradiciones. 
Es en la capital, con todos beneficios y sus problemas, dónde mejor se desenvuelve su relación con su gente, con esa afición tan especial como la de los “Potros de Hierro”, con sus eternos contrastes: brava pero sana y familiar, exigente pero también amorosa, soez pero muy divertida, y tan leal que la distancia no hizo más que aumentar su idolatría por los colores azulgrana.


Con sus rivales comunes enfrente, como el millonario América, el derrochador Cruz Azul y los catedráticos Pumas, siendo el Atlante el más humilde pero no por eso el peor de todos. Como aquel que nadie quiere invitar a una fiesta por el temor de que no sepa comportarse, aunque sea él quien precisamente pondrá el mejor ambiente.Hoy sin embargo, ya no se puede vivir únicamente de la pasión y el orgullo, del amor a los colores, de profesar cariño a una camiseta.Actualmente hay también que ganar partidos y generar ingresos, y ya no se puede esperar que la gente llegué por sí sola al estadio o los niños y jóvenes a buscar un lugar en el equipo.
No, hoy la competencia ya no es solamente dentro de la cancha. Adentro y afuera del campo hay que ofrecer algo, y algo que valga la pena. Y para eso hay que pensar en una imagen propia y distinta a la de los demás, hoy más que nunca hay que dar para recibir y no solamente esperar que los recursos, que los nuevos talentos lleguen por sí solos y si así fuera hay que ver como retenerlos y mantenerlos interesados en formar parte de un nuevo proyecto que debe ser serio y congruente, que debe buscar dar pasos cortos pero firmes y no saltos descomunales con riesgos innecesarios. 
Greg Taylor y sus nuevos socios y sobre todo Jorge Santillana, ex-jugador profesional, saben que no pueden seguir desgastando el nombre y el prestigio del Atlante. Y una gran decisión ha sido nombrar a Mario García como su Director Técnico, entendiendo que la prioridad será la formación de nuevas generaciones de jugadores que sepan, sientan, entiendan y reconozcan la importancia de vestir y defender una playera como la del Atlante, que quieran llegar a primera división junto con el equipo que les abrirá la puerta en esta nueva etapa, en la Liga de Desarrollo. Jugadores y un cuerpo técnico que tenga como objetivo volver al máximo circuito en equipo y no cada quien por su lado. 
Estructuralmente el Atlante ya no puede ser como antes. Debe tener su propio lugar de entrenamiento, no prestado. Debe tener su casa club y su centro de formación. Debe formar unas verdaderas fuerzas básicas, con orden y respeto a su pasado pero pensando en el presente y siendo paciente para ver llegar su futuro.
Volver a casa es lo que todos deseaban para el Atlante, pero la misión no va a ser fácil ni el resultado inmediato. Aún así el primer paso esta dado y hay que festejarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

rtp slot gacor

https://www.aultmanfamilymedicine.com/

https://www.visithurleyfarms.com/

https://www.jurnalmudiraindure.com/

https://www.haggar.cl/

https://dosavilas.com/

situs judi bola