• enero 26, 2020
  • Alejandro Delfin
  • 0

Por Rene Sánchez

A 24 horas antes del Pro Bowl se soltó la polémica entre los jugadores por el rumor de que la NFL quiere ampliar el calendario de juegos de la próxima temporada y disputar un partido más, agregar la semana 17. 

Y es que un duelo más parece a simple vista algo intrascendente, pero la realidad es que representa para los que están en el campo un esfuerzo extra en lo físico, un riesgo mayor de lesiones, acortar el tiempo de vacaciones e incluso de trabajo previo en los campos de entrenamiento. 

La solución, sin embargo y no es un secreto, pasa por lo económico, porque tendrán que modificarse el contrato colectivo y las condiciones individuales de las grandes estrellas que aleccionadas por su sindicato buscarán en su caso y en su momento, una mayor retribución y beneficios a cambio de exponer su cuerpo y su talento ante mayores exigencias.

Un estudio señala que por partido los titulares de cada equipo participan entre 50 y 70 veces. Y cada jugada es un contacto entre individuos que chocan y forcejean a las más alta intensidad, a gran velocidad y con impactos que sacuden músculos y huesos e incluso cerebros. 

La idea no parece mala para quien disfruta el gran espectáculo de la NFL, pero los que ganan y pierden en el emparrillado no piensan igual porque aunque parecen de piedra o cemento, son en realidad tan vulnerables como cualquiera y la seguridad para casi todos  ellos será mucho mas importante y necesaria que agregarle ceros a su salario. 

¿O usted que piensa?…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

rtp slot gacor

https://www.aultmanfamilymedicine.com/

https://www.visithurleyfarms.com/

https://www.jurnalmudiraindure.com/

https://www.haggar.cl/

https://dosavilas.com/

situs judi bola