• diciembre 17, 2019
  • KARINA ELIAN
  • 0

Karina Elián Salinas

En Enero del 2013 nos encontrábamos con la grata noticia de que después de una larga etapa de prohibiciones, gracias a la nueva política migratoria, los ciudadanos cubanos podrían viajar libremente.

Evento sumamente satisfactorio, pues estamos en una etapa en que temas de esta índole hacen cada vez más ruido. Por fortuna si hay algo que caracteriza a la música es que no tiene límites, en cualquier latitud, los sonidos más que separar, unen con sus ritmos.

En el mundo de la sincopa, su materia prima ha sido la migración, pues debido a ello, el jazz ha logrado fusiones de cultura e idiosincrasia que se reflejan en sus vertientes. Específicamente en el jazz cubano, recordaremos un poco sobre el legado del pionero del jazz en este país, así como uno de los más grandes arreglistas de las famosas “Big Bands”, en décadas pasadas, por supuesto me refiero al maestro “Chico O’Farrill”.

La mayor parte de su vida la pasó en Estados Unidos, donde se desempeñó como arreglista de  figuras legendarias como; Count Basie, Dizzy Gilliespie, Charlie Parker, y Benny Goodman, siendo este último quien justamente le otorgara el sobrenombre de “CHICO”.

O´Farrill estaba destinado a ser abogado, pero durante el tiempo en el cual se encontraba estudiando en Norteamérica, se enamoró del sonido de las bandas tanto de “Glenn Miller”, así como del mismo “Goodman”.

Esa pasión lo llevó a convertirse en músico, así que en cuanto regresó a la Habana se dedicó a estudiar con el compositor “Félix Guerrero”, para impulsar su carrera profesionalmente tocando con bandas cubanas, lo cual sería el inicio en su ingreso por las filas del jazz de Nueva York.

Otro de los sitios que se vio influenciado por el ingenio del cubano, fue nuestro país, ya que en los años cincuenta radicó precisamente en México donde acompañó e hizo arreglos para diversos intérpretes.

Después de un tiempo de dirigir su trabajo hacia la producción para la radio y televisión, en el año 2000 O´Farrill resurgió con dos grabaciones: “Heart of a Legend”, nominada para el primer “Grammy Latino”; y “Carambola”, disco que incluye su “Afro-Cuban Jazz Suite”, compuesta exclusivamente para “Charlie Parker”. Y cabe mencionar que anteriormente su álbum “Pure Emotion”, también fue nominado para un “Grammy” norteamericano.

Un año después el músico y arreglista hizo su última aparición pública en Miami ante sus compatriotas, durante el XVIII Festival de Cine, evento en el que fue premiado por su participación en el documental “Calle 54” de “Fernando Trueba”.

Pionero del jazz cubano y arreglista magistral de las grandes bandas, el talento de “Chico O´Farrill”, dejó hondas huellas en la época dorada de la música, convirtiéndose en un icono dentro del jazz latino y reconocido como “EL ARQUITECTO DEL JAZZ”.

Tema: Carambola. 

https://www.youtube.com/watch?v=FitF-dY2orc
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

rtp slot gacor

https://www.bluehillsmedical.com/

https://www.visithurleyfarms.com/

https://www.jurnalmudiraindure.com/

https://www.haggar.cl/

https://dosavilas.com/

situs judi bola