Arrancará sí, pero sin aplausos, ni demasiados lujos, ni paddocks abarrotados de vips y aficionados vistiendo el color de su piloto o escudería favorita. Apenas quedan unos días para que el semáforo rojo se apague y arranque una de las temporadas más raras e inéditas que ha visto la Fórmula1 desde su nacimiento. Una temporada que nace amortizada y que se celebra sólo y exclusivamente para que los inversores no lo pierdan todo, porque ni siquiera creo que se cubran gastos.

Austria, y en concreto el circuito de Red Bull Ring, verá nacer una de las temporadas más cortas de la historia de esta competición. La previsión es que se puedan celebrar hasta 18 carreras pero lo cierto es que de momento sólo hay ocho citas programadas en seis circuitos. Ocho citas que son las mínimas que por reglamento puede tener una temporada para que sea válida, para que haya campeón del Mundo y equipo ganador.

Una temporada al sprint que podrá a prueba la concentración de los pilotos, no hay margen de error, el primero que falle dejará una ventaja casi insalvable, ya que hay menos puntos que repartir y el mismo número de adversarios. Vitales serán las pistas donde se celebra el campeonato, siempre se ha hablado que hay trazados que son más o menos favorables a unas u otras escuderías y el hecho de que haya trazados que repiten puede ser crucial para las estrategias. Por ejemplo, harán doblete en los circuitos de Austria e Inglaterra, en el primer circuito en los últimos años el dominio ha sido de Red Bull, mientras que Inglaterra ha sido territorio de Mercedes. A Ferrari sólo le quedará Monza, que albergará una sola carrera. Hungría, un circuito más revirado, es favorable a Red Bull, mientras que Montmeló no debería resistírsele a las flechas plateadas. Es por ello que casi todas las apuestas apuntan en dos direcciones, o Hamilton por Mercedes o Verstappen con Red Bull.

Siete meses de inactividad le pesan a cualquiera y por ello todo puede pasar, con la escudería Mercedes buscando su séptima corona consecutiva, con Lewis Hamilton en camino a su cuarto campeonato seguido y séptimo acumulado para igualar la marca de Michael Schumacher, con Ferrari tratando de romper 12 largos años de sequía por el título de constructores y 13 por el de conductores, con Sebastian Vettel manejando por su quinta corona en su adiós al Cavallino Rampante, con Carlos Sainz demostrando porque lo firmó el equipo italiano, con McLaren intentando ganar una carrera por primera vez desde hace 8 años, con el mexicano Sergio Pérez soñando con su primer triunfo en la máxima categoría, con la escuderia Toro Rosso cambiando su nombre por el de Alpha Tauri, con Esteban Ocon por Nico Hulkenberg en Renault y Nicholas Lafiti en lugar de Robert Kubica en Williams y con muchas otras cosas que han tenido que esperar por un diminuto y microscópico virus. 


El calendario garantizado:

5 julio.        GP de Austria

12 julio.      GP de Austria 2

19 julio.      GP de Hungría

2 agosto.  GP de Gran Bretaña

9 agosto.    GP de Gran Bretaña Aniversario

16 agosto.  GP de España 

30 agosto.  GP de Bélgica

6 septiembre.  GP de Italia


Pendientes:     GP E.U.A  GP México GP Canadá GP Bahrein GP Abu Dhabi
Cancelados definitvamente: GP Australia GP China GP Singapur GP Japón GP Mónaco GP Paises Bajos GP Alemania GP Rusia GP Azerbayán GP Vietnam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

rtp slot gacor

https://www.bluehillsmedical.com/

https://www.visithurleyfarms.com/

https://www.jurnalmudiraindure.com/

https://www.haggar.cl/

https://dosavilas.com/

situs judi bola