bonus new member sbobet slot bet 100
EL NOBEL QUE NOS LLEVÓ A LA CEGUERA – dolphin all sport
  • marzo 15, 2020
  • KARINA ELIAN
  • 0

El 8 de Octubre de 1998, el escritor, poeta, novelista y dramaturgo José de Sousa Saramago era galardonado por la Real Academia Sueca con el Premio Nobel de Literatura, textualmente “por haber vuelto tangible una realidad fugitiva gracias a sus parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía”.

Desde los 19 años comenzó a comprar sus primeros libros con dinero prestado, ya que sus padres eran campesinos y analfabetas, por lo tanto el acercarlo a la educación era un tema bastante complejo para ellos. Evidentemente dadas las circunstancias económicas y cotidianas, el autor fue ajeno a la formación universitaria, pero ello no impidió que contara con una formación profesional dentro del oficio de la cerrajería mecánica, donde se desempeñó por un largo periodo.

Fue hasta 1947 cuando el sueño literario se materializó para Saramago, ya que publicó su primera novela llamada “Tierra del Pecado”, sin mucho ruido por parte de esta obra, casi 20 años después una nueva obra surgiría, pues su libro de versos “Los Poemas Posibles”, llegaba a la opinión pública.

Con el tiempo, el autor se volvió parte del Partido Comunista de Portugal, además de trabajar como periodista y traductor. Ya entrando en la década de los 80s el reconocimiento empezaría a llegar a sus manos, pues diversos premios empezarían a destacar sus obras publicadas. 

Es casi un hecho que la mayoría hemos pasado por el mundo de los libros, conociendo el universo que emanó de la mente de Saramago, ya sea con su Ensayo sobre la ceguera, El evangelio según Jesucristo, y demás obras que no obstante con atraer críticas han causado polémica, pues el conocer a un autor como él no sólo hace debatir con sus aportaciones, sino con nosotros mismos y nuestra ideología, cosa que pocos escritores logran con sus trabajos. 

Por lo cual no es más fácil entender la frase del escritor, con la que aseveraba que:

“NO ME GUSTA ESCRIBIR, PERO TENGO ALGO QUE QUIERO Y NECESITO DECIR.”

Y por supuesto siempre estaremos dispuestos a leer todo ese legado que nos regaló en sus páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *