• enero 24, 2020
  • KARINA ELIAN
  • 0

Por Karina Elián Salinas

La vida de los héroes se mide por la grandeza de sus hazañas, la de los escritores por la calidad de sus obras.

Ambas cosas fueron la base del trabajo de la escritora británica “Virginia Woolf”, al convertirse en heroína por la lucha de sus ideales en tiempos difíciles, además de lograr en cada creación una importante aportación a la literatura clásica.

Desde el momento que tuvo la oportunidad de hacerse cargo de la biblioteca de su padre en su adolescencia, a base de lecturas personales, logró alcanzar una educación superior que su sexo le negó en las universidades de ese tiempo, logrando que años mas tarde destacara en el cuento, la novela y el ensayo.

Se consagró como una de las grandes figuras del “Modernismo Literario” al utilizar en sus obras el monólogo interior en sus personajes a modo de psicoanálisis, así como el mezclar un lenguaje coloquial con uno más elaborado, los cuales son puntos característicos de este movimiento que resultaba ser un poco difícil de entender para algunos lectores llamándola “literatura extraña” y en ocasiones elitista.

A partir de los años setenta en el auge de la crítica feminista, Woolf decidió escribir una serie de ensayos relacionados con la condición del género femenino inmerso en la escritura, dando como resultado el ensayo titulado “Un cuarto propio”, en el que expuso la desigualdad económica, moral y social en la que la mujer había vivido durante siglos.

En este texto describe con ironía que una tarde soleada de octubre salió buscando “la verdad” entre los anaqueles del museo británico, debido a encontrar la respuesta a la constante inquietud de la escritora por saber a que se debía la falta de apoyo a la mujer dentro de diferentes sectores pero en especial en la literatura.

Al pasear sus dudas por cientos de páginas, Virginia Woolf decidió citar a figuras importantes que van desde “Goethe” que veneraba a las mujeres hasta “Mussolini” que las menospreciaba.

La conclusión de la escritora en este  ensayo, fue que sólo la mujer que tenía la posibilidad de pagar la renta de algún inmueble podría ser dueña de su voz, así al contar con una estabilidad económica sería libre para exponer sus ideas logrando vivir cómodamente en un cuarto propio.

Con infinidad de críticas a su alrededor tanto a favor como en contra de su pensamiento, Virginia Woolf se convirtió en parte significativa en la historia de la sociedad de Londres, su afán por experimentar dentro de los géneros literarios la llevó a ser dueña de una narrativa polémica y original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

rtp slot gacor

https://www.aultmanfamilymedicine.com/

https://www.visithurleyfarms.com/

https://www.jurnalmudiraindure.com/

https://www.haggar.cl/

https://dosavilas.com/

situs judi bola